DNU 70/2023 – PRINCIPALES REFORMAS: NUEVO RÉGIMEN RESPECTO DE DEUDAS EN MONEDA EXTRANJERA

En línea con el fomento de la autonomía de la voluntad de las personas, la libertad de contratación, el respeto a la propiedad privada, la desregulación del comercio, servicios e industria y la libre competencia, el DNU retoma la buena senda del viejo Código Civil y la ley de convertibilidad de 1991 (consiguientemente modificando los arts. 765 y 766 del CCCN) al disponer en su Título X que las deudas en moneda extranjera (sic dólares) son deudas de dinero y ya no más de “cosas”, por más que se trate (el dólar) de moneda sin curso legal en el país.

Estas normas ahora disponen:

“ARTÍCULO 765.- Concepto. La obligación es de dar dinero si el deudor debe cierta cantidad de moneda, determinada o determinable, al momento de constitución de la obligación, sea o no de curso legal en el país. El deudor solo se libera si entrega las cantidades comprometidas en la moneda pactada. Los jueces no pueden modificar la forma de pago o la moneda pactada por las partes.”

“ARTÍCULO 766.- Obligación del deudor. El deudor debe entregar la cantidad correspondiente de la especie designada, tanto si la moneda tiene curso legal en la República como si no lo tiene.”

Lo anterior implica, primero, que el deudor ya no podrá liberarse pagando el equivalente en moneda nacional (sic pesos), a menos que lo hubiese previamente pactado con el acreedor.

Que el deudor solo se libera entregando la especie convenida (sic dólares) soluciona también la cuestión del tipo de cambio a aplicar -otra fuente de múltiples injusticias, bastando para ello apreciar que muchos tribunales aún aplicaban el tipo de cambio oficial por más que le agregaran la magra yapa del porcentaje equivalente al “impuesto país”; una suerte de biblia y calefón, que en nada reflejaba el valor de la contraprestación sobre todo en momentos en los cuales la brecha dólar oficial-dólar libre excedía el 50%, llegando a estar por encima del 170% hace algunos meses.

Se da fin así a una grieta jurisprudencial que insumió tantas discusiones estériles como nulo aporte al crecimiento del país.

Finalmente, el nuevo art. 765 corre a un costado a los jueces ante cualquier intento de modificar forma de pago o moneda pactada.

Al no derogarse en la ocasión el art. art. 7 de la Ley de Convertibilidad y continuar (al menos en la letra de la ley) la prohibición de indexación, se percibe que la reforma dista de ser completa.

A todo evento, cabe recordar también que las readecuaciones de términos contractuales por parte de los jueces, que generalmente obedecen a situaciones de fuerza mayor o imprevisión, responden a otro tipo de situaciones, absolutamente ajenas por lo pronto a la presente cuestión.

Compartir:

Más Novedades

Escríbenos

Próximos Webinars & demás Eventos